Tratamiento Especializado para la Fisura Anal en el Hombre
16269
page-template-default,page,page-id-16269,page-child,parent-pageid-16340,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Fisura Anal en el Hombre

fisura anal en el hombre

¿Qué es la fisura anal en el hombre?

Una fisura anal en el hombre es una grieta en la piel que recubre el ano.

 

Puede aparecer en personas de cualquier edad, pero es más común en hombres jóvenes y de mediana edad.

 

Es el resultado de una evacuación dificultosa que implique importantes esfuerzos de empuje asociados a un esfínter anal excesivamente contraído.

 

Está directamente relacionada con el estreñimiento, el estrés y una alimentación poco saludable. También pueden aparecer como consecuencia de diarreas muy líquidas, ya que son muy ácidas e irritantes para la mucosa rectal.

 

La fisura anal en el hombre, es muy dolorosa, con lo que quienes la padecen postponen enormemente el momento evacuatorio. El resultado de esto es la deshidratación de las heces por su acumulación y almacenamiento en el recto y como consecuencia de ello, el aumento en la dificultad para su evacuación. Entrando de este modo en un círculo vicioso difícil de romper si no es con un abordaje fisioterapéutico.

 

Por su localización en la zona anal, las fisuras son propensas a complicarse con infecciones, lo que aumenta el dolor y las molestias de forma considerable.

 

Por su sintomatología puede confundirse con hemorroides.

 

Los síntomas que caracterizan a la fisura anal, son:

  • Dolor muy intenso durante y después de la evacuación, que puede permanecer unos minutos o alargarse a horas.
  • Dolor que aumenta después de la eyaculación
  • Sangrado (de coloración rojo vivo)
  • Espasmo del esfínter anal y de la musculatura perineal

Reeducación pelviperineal en la fisura anal en el hombre

El tratamiento conservador de la fisura anal se basa en:

  • La reeducación de la defecación, (modificar malos hábitos alimenticios, fomentar una correcta hidratación, aprendizaje de la postura correcta para evacuar, aprendizaje de la mecánica respiratoria que debe acompañar durante la evacuación).
  • Normalización de la tensión muscular en el esfínter anal y la musculatura perineal próxima.
  • Facilitación de una correcta cicatrización de la lesión en la piel mejorando la vascularización de la zona, (mediante la aplicación de radiofrecuencia).
¡Reserva tu cita Ahora!